Lo que nadie sabe sobre La Clementina

Clementina: Del latín clemente, que es compasiva.

De La Clementina sabía lo siguiente:

Para noviembre del 2014 la noticia era “1.960 agricultores compran hacienda La Clementina”.

Yo jamás pensé que esa noticia tarde o temprano sería parte de mi vida.

Hace meses conocí La Clementina. Parte de mi trabajo era coordinar con las personas del distrito de salud actividades que permitan brindar atención integral de salud a las personas que viven dentro de esa hacienda. En la hacienda donde la “clemencia” no era una palabra conocida.

image

Desde junio del presente año junto con otros ministerios se viene trabajando en la hacienda La Clementina.

Recorridos, brigadas médicas y odontológicas, visitas domiciliarias son parte de todas las actividades que se han realizado dentro de la hacienda intentando cubrir aquella población vulnerable que antes no tenía acceso a los beneficios que oferta el Ministerio de Salud Pública. No los tenían porque la hacienda era privada.

Luego del embargo por el SRI  y la compra realizada por COOPROCLEM la hacienda ha vuelto a ser privada.

El gobierno se ha comprometido a ayudar a las personas a levantar el proyecto de La Clementina. Levantar no solamente la parte productiva sino el componente social.

Meses completos de trabajo interministerial, de recorrer la hacienda verificando riesgos, asumiendo compromisos. Gente que incluso ha trabajado sábados y domingos para cumplir metas que a su vez involucran el bienestar de las personas que viven ahí.

Como Ministerio de Salud durante los meses de abril a septiembre hemos realizado lo siguiente:

  • Número de atenciones: 1857
  • Número de fichas familiares: 435
  • Captación de personas con discapacidad, mujeres embarazadas, personas con enfermedades crónicas
  • Capacitación sobre riesgos medioambientales
  • Charlas sobre uso de agua segura (entrega de cloro)
  • Charlas sobre derechos sexuales y reproductivos basados en la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENIPLA)

Además se encuentra en proceso la legalización del predio en el que se construirá un nuevo Centro de Salud tipo B el mismo que acogerá la población perteneciente a la hacienda que no tenga dependencia laboral con COOPROCLEM.

Si sumamos este trabajo al realizado por los otros Ministerios podríamos darnos cuenta de que todos hemos puesto un grano de arena para que la situación mejore.

Pero todo eso se desploma como se desploma la torre de Jenga cuando sacas una pieza. Entonces pierdes el juego.

Y la ficha que desplomó la torre fue esta:

Entonces todo se derrumba en menos de un minuto. Todo el trabajo realizado, todo el esfuerzo durante meses desaparece en un parpadeo.

Eso siento yo como responsable de un trabajo tan grande y fuerte. Donde más allá de la carga laboral está la ilusión de mejorar la calidad de vida de personas que antes no sentían que tenían mayor derecho que el de vivir dentro de una hacienda.

El problema es que mientras mis ojos miran a La Clementina como un diamante en bruto. En los ojos de otros tantos La Clementina es nada más que una sucursal de avionetas que intentan trasladar droga.

3 comentarios en “Lo que nadie sabe sobre La Clementina”

  1. Mi Doctora preferida, se como te sientes pero sigue luchando que poco a poco se alcanza la meta, eres una mujer luchadora que siempre consigues lo que te propones, no te desanimes que no paguen justos por pecadores. Adelante mi preciosa que con la ayuda de Dios llegarás a conseguir lo que te propones y recibiran lo merecido cada uno por sus acciones. Eres mi orgullo, eres la nieta que quería Segundo Celi Neira…adelante.

    1. Hay que seguir. Detenerse no es una opción.
      El abuelo me inspiró siempre a hacer las cosas con amor y bien hechas :)
      Te amo mamá

  2. Pero lo m s interesante es lo que se cuenta sobre la llegada de Clementina al pa s. No s cu nto habr de cierto, chicos, porque una vez que le preguntamos a Manuel se hizo finamente el desentendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *