Día 131 (11-06-2013) médicos de escritorio

Hoy tocaba quedarse en Latacunga para una reunión en el Área de Salud, sobre el SIVE ALERTA que es un sistema de reporte de ciertas enfermedades… hay que llenar una hoja, que entregamos semanalmente a la estadística del área.

Al empezar la charla, ya se nos dijo que estamos notificando mal, que no hay porcentaje de enfermedades que nuestras áreas operativas reporten… llegó el problema de las neumonías, que al inicio de la rural nos dijeron que no se notifican a menos que sean graves, porque necesitaban ser confirmadas con una radiografía de tórax… hoy la doctor que nos daba la charla decía que TENEMOS que reportarlas así no sean graves, otros decían que no… y así perdimos media hora, para concluir que desde hoy vamos a reportar desde las neumonías leves.

La siguiente parte de la reunión era mostrarnos el nuevo software que se utilizará a partir de julio para hacer el reporte semanal de las enfermedades… y oh sorpresa! no sabían cómo utilizarlo, eso si me enoja! y mucho! una hora entre llamar al ingeniero “que también estuvo en la capacitación” para que intente ingresar al sistema y poder hacer la prueba, buscar la clave para poder ingresar… y así se me consumía la batería del teléfono mientras esperaba… así también en esa espera se consumió parte de mi vida. Para cuando ya pudieron ingresar al sistema, la explicación era que si teníamos la clave de cada unidad operativa (que no nos dieron) podríamos evitarnos el viaje semanal para dejar una hoja en un escritorio para que luego sea subida esa información a la nube.

Como nunca faltan los reproches, terminaron pidiéndonos producción, que para ellos son siempre números, qué se yo, a veces me imagino que si les digo que en una semana atiendo quinientos pacientes, es mejor que decirles que los niños ya no sufren diarreas porque hay buen manejo y cuidado de los desechos y el agua.

Una compañera rural que recién empezó, nos contaba que el agua en su comunidad sale con tierra, preguntó que qué puede hacer, las respuestas son que hable con los de la comunidad, que hay muchas cosas que hacer siempre en la comunidad, que debemos intentar mejorar… entonces volvemos a los tantos papeles que llenamos siempre.

Yo estaba bastante enojada pero intentaba mantener la “tranquilización” como le digo… hasta que ya me cansé de escuchar lo mismo de siempre… Tomé la palabra con tono fuerte y firme, primero disculpándome por intervenir… y empecé, diciendo que la ilusión con la que uno llega a la rural se acaba cuando se entera que hay que llenar tantos papeles, que hay que hacer informes, que todo es para ayer… terminé diciendo que somos médicos de escritorio y que si no hacemos nada por la comunidad, pues los problemas de salud terminarán siendo los mismos. Y claro me pasaba que veía a mis compañeros y que sentia que se identificaban con algo de lo que decía… por otro lado decía “ya creo que me fregué”. Y como no podía ser de otra manera, terminé siendo considerada como la profesional rural que odia lo que hace, que odia su comunidad, que ya quiere que se acabe el año para irse… y lo único que he reclamado son los papeleos… en fin!

Lo que escuchaba era “nosotros pasamos por lo mismo” osea que porque antes ahora no puede ser diferente, el problema es que en este país las cosas se llevan por números, que tontamente miden cantidad, pero de calidad poco se sabe… entonces mientras más reportes enfermedades, mientras más pacientes atiendas, mientras más medicamentos des… eso es motivo de satisfacción.  Y ya no seguiré con el tema porque hace días escribí un post sobre lo mismo “no avanzamos patria”.

Salí de la reunión aclarando que amo esta experiencia, que me encanta y la disfruto, pero que hay mucho que hacer… y no me refiero a los papeles! ah y también le dije a la doctora que tengo un blog donde cuento diariamente lo que hago.

La alegría de hoy? no! no es el partido de la selección… es que es once de junio… hace cuatro años yo estaba de turno, del que me salí para junto con mi mami internar en una clínica de rehabilitación a mi hermano menor… lo recuerdo claramente, yo usaba scrubs turquesa con deportivos y mi hermano estaba tan ebrio que no sabía dónde estaba… pero eso fue hace cuatro años… porque hoy! mi hermano lleva ese tiempo sin consumir, viviendo, celebrando cada día… siendo un gran hombre… esa es mi alegría del día! mi hermano ha cumplido cuatro años limpio!

Un comentario

  1. […] meses en una reunión empecé diciendo ciertas cosas que me molestaban, entre ellas eso de ser “médicos de escritorio” quedé como la doctora que odia la rural y que cuenta los días para irse, así que hoy, decidí […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: