A propósito del día del Niñ@

Pensando en este día, tan característico en nuestro país; obviamente recordado por todos aquellos que aún con años encima, seguimos sintiendo nuestro el 1 de Junio.  Se me ha venido a la mente uno de mis libros favoritos “El Principito” en donde encontré talvés (sin generalizar) una de las mejores descripciones de aquello en lo que nos convertimos cuando nos “sentimos mayores”.

Ojalá y no fuese tan cruda la realidad, ojalá y antes de dejarnos llevar por el materialismo y la concupicencia nos convirtiéramos en principitos…

Feliz día del niñ@ para todos…!!!  intentemos, aunque sea sólo por hoy… NO SER UNA PERSONA MAYOR…


 

“Las personas mayores aman las cifras.  Cuando les hablas de un nuevo amigo, jamás te preguntan lo esencial.  Jamás te preguntan: ¿cuál es el sonido de su voz? ¿qué juegos prefiere? ¿colecciona mariposas?.  En cambio indagan: ¿qué edad tiene? ¿cuántos hermanos son? ¿cuánto pesa? ¿cuánto gana su padre?.  Solamente entonces creen conocerle.  Si dices a las personas mayores: He visto una casa hermosa, de ladrillos rosados, con geranios en las ventanas y palomas en el techo… No lograrán imaginarse casa semejante.  Será necesario comentarles: He visto una casa de cien millones de francos.  Entonces exclamarán admirados: ¡QUE HERMOSURA!”

Rondando en mis sueños

He cerrado mis ojos y te he visto… he contemplado ese rostro que hace tanto no veo, esos ojos que algún día fueron los más hermosos espejos donde reflejé mi sonrisa.

Te he soñado de la misma forma en la que te recuerdo, un hombre emprendedor, fuerte, valiente;  te he vuelto a ver luchar contra tus miedos, te he visto vencer a tus debilidades… te he visto sonreír y ser libre de la pantalla en la que te encierras, de la gente que te rodea.  Te he abrazado como antes, con la alegría y la admiracíon que provocabas en esos días cuando uníamos nuestras manos y éramos invencibles.

Desperté y entonces descubrí que era un sueño; me he guardado durante horas la ilusión de que vuelvas a ser ese ser por quien me arriegué de nuevo a intentarlo todo.  A que no seas un recuerdo de lo bueno, tengo la ilusión que lo seas y que vuelvas a ser invencible.

He sentido tantas ganas de estrecharte en un abrazo inmenso, por el tiempo que ha pasado, por aquello que sigues significando para mi, de mirarme en tus ojos y saber que dentro de tí aún permanece esa fortaleza que algún día me cautivó…

Y esto fue lo primero que escribí luego de despertarme: “y en sueños te he visto rondar por ahi… eras lo que fuiste, lo que aún eres para mí… porque asi te conocí… y así mismo me arriesgué… y el sueño pasa y deja ese agridulce sabor de ser nada… pero abro mis ojos y te encuentro no como se espera pero te veo…”

Hoy he llorado

He llorado por este sentimiento que creció al conocerte,
al ayudarte, al quererte…
Lloro no por los sueños,
sino porque esos sueños ya no se cumplirán contigo…

Lloro porque extraño verte y reir contigo…
Lloro porque el día me es eterno sin compartirlo juntos,
porque camino sola, porque ya no estás, porque no te tengo…

Lloro por esa injusticia que nos separa…
que me impide verte, que no me deja caminar contigo…
lloro por los días que no vendrán y por aquellos que vendrán sin ti…

Lloro por los juicios de la gente, los que me lastiman, los que me desarman
lloro por mis juicios, los que me llenan de rencor el alma…

Lloro por los abrazos que no te dí,
por las palabras que no te dije,
por los detalles que nunca tuve

Lloro porque el tiempo se ha ido
y lloro porque no se detiene,
y porque cada día que pasa me aleja más de tí…
y lloro porque te irás… y yo me quedaré…
anhelando haberme ido contigo…!!!

Lloro porque jamás pensé perderte,
lloro porque no puedo aguantarme
esta tristeza profunda
que solo siento al pensarte…!!!

(escribí esto un ocho de octubre del 2009, lo hice para quienes fueron mis compañeros durante cuatro maravillosos años de mi vida…!!! aún los echo de menos)