Esto de “Disfrazarse de mujer”

Me he pasado la mayor parte de mi vida desentonando con este planeta (al que tampoco pertenezco por varias razones).  Parte de mi desentono también tiene que ver con esa “feminidad” de la que hablan muchos y muchas en esta sociedad.  Siempre (con mucho orgullo) me pasé los días entre licras, camisetas, calentadores, shorts, deportivos, jeans, la cara bien lavada (ni siquiera crema me ponía) y una clásica “cola de caballo” que en un campeonato Sub 20 de basket se cambió a un moño raro que me hago hasta ahora.

Eso no fue problema mientras la infancia me protegía, pero claro uno crece y se involucra en otros aspectos de la vida.  Llega la adolescencia y vienen nuevas cosas… así fue como mis amigas empezaban a hablar de “rímel, delineador, polvo traslúcido, etc, etc… ETC…” y venían las fiestas de 15 años.  De esas recuerdo dos con más claridad:

1.  La fiesta de Sofía en la que me compraron el primer vestido de gala.  Era rojo, muy bonito y una talla pequeña en la que no creo que vuelva a entrar NUNCA…

2.  La fiesta de Vero y sus amigas… la primera vez que me maquillaron.  Yo era dama de esa fiesta, voy al gabinete para que “me arreglen” ni que estuviera averiada… en fin… salí hecho una furia… me veía diferente, distinta… llegué a casa y me quité eso de delineador y me quité la libra de cosas que me pusieron en la cara… ahhhh y el labial… hasta ahora lo odio (solamente uso brillo o “lip gloss” como dicen las femeninas de verdad) y así me fui a la fiesta jajaja.

Mi adolescencia me la pasé jugando basket, salía del colegio a las 13h30, entrenaba una hora ahí, luego al típico curso de Inglés auspiciado por “los papis” y luego dos horas más de basket por la selección de #Loxa.  Hasta eso ya eran las 18h00, lista para ir a casa y hacer deberes, comer y dormir…

No fui, ni soy de las que salen las tardes con amigas, mucho menos de las que se arreglan horas para hacerlo… mis amigas sabían que mis tardes eran de basket así que se cansaron de invitarme a las matinés, las tardes en la pileta y esas vainas…

No me gustan las fiestas formales, odio el trámite de comprar vestidos, maquillarse, peinarse, y perder una tarde entera en hacerlo. Si voy a una fiesta de esas, es definitivamente porque es alguien importante para mi.

Con estos antecedentes les cuento lo que pasó ayer…

Ayer decidimos entre Guti, Katty y yo ir a festejar el cumple de Guti con vestido… en un sitio de esta capital del Ecuador que mucho o poco me agrada… compré un vestido como regalo para Guti… pero el vestido no era para ella sino para mí 😀 esas locuras de una amistad loca… Así que ayer me “disfracé de mujercita” por el cumple de una de mis mejores amigas, hice todo el trámite (vestido, medias, maquillaje, UNA HORA en plancharme el cabello) Katty y Guti esperaban con ansias mi salida para verme (casi nunca me han visto así… y tampoco se les hará costumbre) y bueno… salí…

Ayer @castroalejo compartío el link de un post de @VictoriaJoa llamado “Monstruos y Mujeres” y me sentí TAN IDENTIFICADA! y me daría cuenta de lo que leí en el transcurso de la noche

fotos iban y venían… Guti y Katty estaban tan emocionadas que la primera foto en la web de la Niche femenina se colgó en Twitter y causó sorpresa jaja porque OBVIO nadie me ve así… Llegamos al sitio de la farra y ni medio entré el primer tipo que crucé en el camino se soltó el respectivo “Hola Guapa” y mientras caminaba sentía la típica mirada del macho alfa sobre mí… (apenas mido 1.75, he bajado muchos kilos no porque he querido pero se llama “Internado Rotativo” q me ha permitido entrar en el standard de mujer al que los hombres miran, aaaahhh y llevaba mini falda) y mientras pasaba entre las miradas… me preguntaba si me mirarían así si estuviera como soy realmente? la respuesta sería NO… por qué? SIMPLE porque este planeta no es el de “El Principito”  sino que estamos llenos de apariencias y nos han “enseñado” que una mujer o un hombre son “guap@s” por como se ven mas no como se sienten, piensan, son o sueñan…

Así que por esa y muchas más razones, prefiero seguir siendo la NO mujer que soy… y ser la Denisse, Niche, @niches13 de quien siento orgullo…

eso no más

y bueno les dejo la imagen de la feminidad de ayer de Guti, Katty y la NO yo

 

 

 

Cómo Explicarte…???

Hace un par de horas me encontré con una gran amiga.  Hace como un año que no hablamos, y es por las cosas de la vida que nos ocupan el tiempo; sin embargo descubrí que el cariño no pasa ni se borra cuando es sincero.

Cuando nos conocimos, ella era simplemente la esposa de mi entrenador, con los meses, me invitaría a ser parte de un equipo de basket como refuerzo… el resto se resume en una hermosa amistad, basada en el cariño, la sinceridad y el gran respeto mutuo…

Y después de llegar a casa, he recordado con cierta nostalgia aquello que amé por muchos años… jugar basket, correr como loca con un balón, atravesar una cancha… encestar y festejar.  Para muchos, muy simple, muy vano.  Para mí, mi vida.  Al pasar de los años, las prioridades empiezan a tener peso propio, así que dejé el basket por la medicina que también es algo que amo intensamente.  Sin embargo en momentos como hoy, extraño mucho ser parte de un equipo.

Encontré este texto en internet… y me identifiqué tanto… que decidí hacerlo público


“Como explicarte lo que es el amor, si nunca te pusiste la camiseta de tu club.

Cómo explicarte qué es ira, si nunca perdiste en el último segundo y por un punto.

Cómo explicarte lo que es el dolor, si jamás la mala suerte te revolcó en una bandeja.

Cómo explicarte lo que es el placer, si nunca jugaste un clásico.

Cómo explicarte lo que es esfuerzo, si nunca te mataste en cada entrenamiento.

Cómo explicarte lo que es perseverar, si nunca te quedaste solo después del entrenamiento lanzando 100 veces.

Cómo explicarte lo que es llorar, si jamás perdiste un partido en el último segundo con un fallo dudoso.

Cómo explicate lo que es la solidaridad, si jamás ayudaste en una defensa individual.

Cómo explicarte lo que es el cariño, si nunca acariciaste el balón con la yema de tus dedos para dejar suavemente una bandeja.

Cómo explicarte lo que es la amistad, si nunca diste una asistencia.

Cómo explicarte lo que es el pánico, si nunca te empataron un partido que ganabas por 20.

Cómo explicarte lo que es morir un poco, si jamás perdiste una final.

Cómo explicarte lo que es “lanzar juntos”, si nunca jugaste en equipo.

Cómo explicarte lo que es la soledad, si jamás te paraste en la línea de libres, sin tiempo en el reloj y con uno abajo.

Cómo explicarte lo que es el egoísmo, si jamás te la tiraste cuando tenías que dársela al que estaba mejor situado.

Cómo explicarte lo que es el arte, si nunca inventaste una asistencia lujosa.

Cómo explicarte lo que es música, si jamás cantaste alentando a tus compañeros.

Cómo explicarte lo que es la injusticia, si nunca te robó un partido un árbitro casero.

Cómo explicarte lo que es el odio, si nunca perdiste la pelota que perdió el partido”

Cómo explicarte lo que es mi vida, si nunca jamás jugaste basket