Mi ñaña Guti

Fue en el Centro de Convenciones, ahí estaba… llevaba manillas hasta los codos… y vestía de negro con alguna cartera de color. Quién sería? pues era la chica de las mil manillas en los dos brazos.

Días después, coincidíamos en las misma aula de clases. Ella se convertiría en la presidenta del curso y yo me convertiría en la compañera que ella odiaba porque me la pasaba participando en clases y levantando la mano para comentar ciertas cosas.

Ni modo, ¿qué podía hacer? si ella me odiaba, casi puedo imaginar la cara que ponía cuando me veía levantar la mano JAJAJA!!!

Un trabajo en grupo de computación sería el inicio… “tenemos que hacer un trabajo y lo vamos a hacer hoy noche en mi casa” eso fue lo que se acercó a decirme. Para cuando llegó la noche, y ya estábamos en su casa, me presentó a su mamá diciendo algo como “te acuerdas la chica de la universidad que me caía mal? es ella”. Nos reímos como pagadas, tanto que hasta llorábamos de la risa. Así fue el inicio de esta amistad, del odio al amor… recalco que ella me odiaba porque yo ni bola a la man jajaja

Hoy, no es mi compañera, ni la chica de manillas en los brazos… hoy es eso y más! hoy es mi hermana del alma! Llegó a mi vida en el tiempo justo. Me ha sostenido de las caídas, me ha dejado caer si ha sido necesario, me ha levantado, me ha sacado risas y sonrisas, lágrimas y suspiros, me ha abrazado, me ha puteado, me ha hecho su hermana.

Tanto he vivido con ella… TANTO que hasta la convencí y me la llevé a Quito para el internado. Y que año que vivimos! risas, llantos, mocos, más llantos, más risas… y las fiestas y noches de “El Puñal”

guti y yoGuti, este año no me he comprado un vestido por tu cumpleaños, ni me he disfrazado de mujercita para festejarlo. Hoy estoy en el cuarto de un hotel escribiendo este post para tí. Con los brazos que me duelen por no poder abrazarte, por no poder decirte que TE AMO ESTÚPIDA! por no poder mirarte a los ojos y decirte todo lo que hoy te dije cuando te llamé. Me haces falta! tú y tu risa escandalosa… tu y tu ñoñería y vanidad… tú y tus ideas ridículas como “el vestido rojo”… osea a la final me sigues faltando tú!

Feliz cumpleaños ñaña! tu vida ha cambiado mi vida! eres una bendición de Dios! soy feliz de llamarte amiga, pero llevo con gran orgullo poder decirte ÑAÑA!

20130306-185046.jpg