Lo que me gusta de ser lojana… es que soy LOJUDA!!!

Cuando tenía que decidir entre hacer el internado aquí o en Quito, escogí siempre irme lejos, soy de las que piensa que si tienes la oportunidad de salir, tienes que hacerlo;  lo importante para mi era volver, volver a mi Loja.  Quería “ABSORBER TODOS LOS CONOCIMIENTOS, TODOS LOS PROCEDIMIENTOS, TODA LA CIENCIA…TODO LO QUE PUEDA para cuando vuelva poder empezar a poner en práctica en mi sur, en ese rincón casi siempre olvidado de una Patria golpeada por los años.  Me cansé de que mi gente salga de Loxa a buscar cura para sus enfermedades, me cansé de que se crea que fuera todo es mejor, me cansé de que se crea que la buena vida está en otras ciudades… ME CANSÉ…!!!” (parte de un mail escrito el 7 de Junio para #LoxaEsMas ).

Recuerdo este día un año atrás, estaba de turno, les contaba a los del servicio de emergencia que era la independencia de mi ciudad, me daba nostalgia estar lejos.  De repente llegó el Doctor Ramírez (uno de los tantos lojanos que trabajan en la Clínica Pichincha) y me dice “Doctora! no se va a la fiesta de los nuestros en el condado? va a haber repe, cecina, arvejas con guineo, miel con quesillo… todas las delicias de nuestra hermosa tierra” le digo que estaba de turno y me dice que lamentaba mucho esa noticia.  Entre emergencias y descansos me pasé tarareando “Alma lojana” mientras se me venían imágenes de toda mi vida en la ciudad más hermosa del planeta.

Los días pasaron y recuerdo aquel en el que aprendí el significado de “lojuda”, estaba en cirugía con Cirujano maravilla en ese tiempo no éramos tan buenos amigos, entonces me preguntaron si me gusta Quito, les dije que sí pero que mi intención es vivir en Loja.  Entonces dijo algo que me quedó grabado “hay lojanos, lojeños y lojudos.  Los lojanos son aquellos que nacen en Loja y no han salido nunca, los lojeños son aquellos que nacieron en Loja, salieron a prepararse a otro lugar y se quedaron ahí, lo lojudos son los que nacieron en Loja, salieron a prepararse en otro lugar y a pesar de eso vuelven a Loja”, me callé mientras todos se reían… aquella mañana aprendí que ser lojudo es algo similar a ser “cojudo”.

Mientras pasaban los días mi sueños por mi ciudad se hacían más grandes y numerosos, me preguntaba cosas como “¿cuándo se harán cirugías de corazón abierto?, ¿cuándo se harán trasplantes? y la más importante ¿cuándo la gente que requiera calidad en servicios de salud empezará a ir a Loja en lugar de ir a otros lugares?”, trabajé y sigo trabajando por dejar de preguntarme eso y empezar a verlo.

En los últimos días en la clínica, luego de una evaluación, el director me dijo frente a varias personas “tu y yo ya hemos hablado, tu intención está en volver a Loja, así que Denisse, dale a Loja lo que se merece” recuerdo tanto ese momento, que orgullo sentí al escucharlo, creo que el corazón se me hizo más grande de tanto que latió en ese momento.

Y bueno, aquí estoy!!! en Loja, hace 74 días con la ilusión de que este pedazo de tierra incrustada en un mapa al sur de un país un día más cercano que lejano, sea el referente para muchos en varios aspectos.

A veces, solo a veces cierro mis ojos para imaginarla, las otras veces lo hago con los ojos bien abiertotes, para no perderme nada.  A veces la imagino haciendo noticia en los canales y diarios más reconocidos del mundo… mmm WAIT!!! eso ya lo hicimos

Promocional Loja Ecuador CNN

 “Tuits para transformar a una ciudad” BBC mundo

… LES DIJE QUE NO ERA UN DÍA LEJANO…

Hoy mi ciudad cumple 192 años de independencia… Y no voy a decir “Viva Loja”, lo que quiero decir es :

QUE ORGULLO SER LOJUDA!!!

El cirujano maravilla

Todas las veces que lo recuerdo lo hago de la misma manera, se me llena el rostro con una gran sonrisa y se me pasa la película de una gran amistad por la mente.

Lo conocí mientras él llegaba a ver a un paciente.  Yo era parte aún del servicio de emergencia de la clínica.  Saludó a todos en general y entró a un cubículo.  Mi doctor #McDreamy me dijo:  él es cirujano, lo conocerás en tu rotación pero él opera mucho, puedes acompañarlo en la curación de paso que te presentas.  Entonces entré, regresó a verme y le dije “buenos días doctor, necesita que lo ayude?”.  No hablamos mucho aquella vez (casi nada, o nada), en fin…

Los días pasaban y mi rotación era Medicina Interna cuando ya lo veía más seguido, lo suficiente como para irme fijando en ciertos detalles que con el tiempo me harían admirarlo tanto.

Es un hombre que llama la atención por su presencia, siempre pulcro, bien vestido, sus corbatas siempre combinan con su camisa y su terno, huele bien (muy bien!), camina siempre con prisa, exigente con él mismo y con aquellos con los que trabaja. Y se la pasa haciendo bromas a todos los que puede y si no está haciendo eso, pasa en su celular.  Él dice que yo hacía lo mismo, hasta me tomó una foto… pero ese no es el punto.

En las entregas de turno empecé a darme cuenta la admiración que todos le tenían, se referían a él como “el jefe” o “el jefe López” y contaban las anécdotas de lo difíciles que eran sus exámenes (dicen por ahí que nadie ha llegado al 20), y cuando los posgradistas tenían clases con él sufrían y hasta hacían bromas.  Yo sabía que solamente era cuestión de tiempo conocerlo, mi rotación a cirugía era la siguiente.

Como cirujano lo conocí y es ESPECTACULAR!!! pero la verdad es que este post no es para describir su tremenda habilidad en sus cirugías, lo bueno que es con los diagnósticos, lo ético que es con sus pacientes, lo genial que es como maestro…

Solamente una vez lo vi enojado… BASTANTE enojado, y le tomé una foto de recuerdo

Tuve la fortuna de poder compartir con él una gran amistad, que me llena de orgullo.  Se convirtió en mi cirujano maravilla y en una de las mejores personas que han venido a mi vida para no marcharse nunca.

Entre pases de visita, cafés, helados de Salcedo en la esquina, cirugías… llegaban las conversaciones, los consejos, los chistes.  El tiempo hacía que lo admire cada día un poco más, es un hombre culto “ha cultivado su mente” así que hasta podíamos hablar de literatura, música, ciencia, vida.

Aprendí tanto de él…!!! TANTO, TANTO.  Desde ver un eco de vesícula hasta no tener miedo a seguir soñando.

Tengo grandes y numerosos recuerdos de esta amistad, las preguntas científicas, las bromas..

la primera vez en mi vida que vi una Whipple (foto)…

…la última cirugía como interna del servicio, el día en que fui con vestido a la clínica, aquella apuesta que no pude ganar porque su equipo LDU empató al final con mi Barcelona… y los últimos días que estuve en Quito, en los que la nostalgia me ganaba y me hacía ver lo mucho que lo extrañaría.

Hoy es su cumpleaños y me apena mucho no poder darle un gran abrazo y sentarme a tomar un café con él, bueno el toma té no café.  Así que decidí escribirle este post como regalo, para que sepa que lo quiero mucho y que lo admiro… y que su amistad me ha permitido ser mejor persona… y que hay días en que lo extraño más de lo que ya lo extraño diariamente; días en los que me hacen falta sus consejos, sus bromas, su presencia…

FELIZ CUMPLEAÑOS MI QUERIDO BRINQUILLO…!!! hoy escucharé Serrat y me tomaré un trago en su nombre… y a la distancia un abrazo, tan grande como el de aquel día en el que me convertí en su colega