24 Horas especiales

acabo de llegar de una hermosa reunión, a la que los adictos en rehabilitación le llaman las 24 horas especiales.  Se celebran cuando uno de ellos ha cumplido un año más de estar limpio…

El tío Lucho hoy cumplió su tercer año limpio… libre… VIVO…!!!  a pesar de esto y que el cumpleañero es Lucho… mi post será dedicado a mi adicto favorito… MI HERMANO…

Ya no hablaré de la tristeza de la adicción… que nos consumió más de un minuto de vida y alegría… Hoy hablaré de lo hermoso es ver que Dios ha hecho maravillas en el hombre que me regaló como hermano…

Lo recuerdo travieso desde bebé… un gordo cachetón perfecto… Dios santo… no olvidaré nunca la primera vez que lo tomé entre mis brazos, conté los dedos de su mano tan pequeños y frágiles.  Desde ese mágico momento uní con él más que mi mano… ahí mismo puse mi corazón… y prometí tomarlo de la mano cuantas veces necesite y pensé nunca separarme de él.

Pero este Dios tiene proyectos diferentes para cada uno y separó nuestras vidas más de una vez y sentí morirme; sentí fallar, sentí que debí acompañarlo donde mi pequeño iba… pero no pude y tuve que soltar su mano y contar los días para volver a verlo…

Los años pasaron en nuestras vidas, como pasan también para hacer un buen vino.  Y entre caídas y tropiezos, un día mi príncipe encantador entró a una clínica de rehabilitación, mientras lo ví dentro me pregunté si fallé en algo, si es que acaso no lo protegí, si es que talvés pude evitar su adicción… Creyendo que Dios se equivoca…

Tres meses después salió libre, no de esas cuatro paredes, salió libre de las cadenas de un pasado que le consumía la vida… y vi sus ojos… y tenían la ternura de la primera vez que los ví, y sentí que todo vale la pena… y sentí que cada sufrimiento, mala noche, cada lágrima valió la pena… porque con ellas forjamos el camino que hoy lo hace el hombre que es.

Hoy lloro, lo confieso… pero lloro de alegría, de felicidad.  Veo a mi hermano un hombre diferente, habla de Dios, habla de amor, habla de libertad; y no solo habla… también vive… VIVE 24 HORAS y todos los días me enseña algo nuevo, cada día que lo veo, me comparte las ganas de vivir…

ESTE POST ES PARA TÍ, mi príncipe encantador…

Hoy aprendí que la vida de antes, es la vida que tu escogiste vivir… pero a partir de un año y medio ESTA ES LA VIDA QUE DIOS ESCOGIÓ PARA TÍ…!!!

NUNCA, JAMÁS DEJARÉ DE AMARTE…!!!

Esta es nuestra foto en tus primeras 24horas especiales…

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,


sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

Pablo Neruda