Carlos López ¡Inocente!

  “Si puedes curar, cura. Si no puedes curar, alivia. Si no puedes aliviar, consuela”. Ese fue el mensaje que nos regaló el día que finalizamos nuestro internado. Pero ese no fue su único regalo, y tampoco fue el primero. Ya hace mucho tiempo atrás su ejemplo fue lo más valioso que recibí de él. […]

Leer más