Hasta siempre Juan Martín

Nunca me han gustado esos discursos que da la gente cuando alguien ha muerto.

Este no es un discurso sino que de alguna forma necesito aplacar esta tristeza que me embarga, que me mantiene llorando desde las cinco de la tarde.

Ni siquiera escribo esto para él, lo escribo para mi.

Me pasé meses interactuando con Juan Martín y solamente hasta hace un par de semanas descubrí que sus ojos eran del color de la esperanza.

Todo empezó por un follow en twitter. Este medio que a veces parece tan impersonal me regaló la oportunidad de conocer a una persona extraordinaria. La salud pública sería el vínculo. Yo era aún una médico rural escribiendo #ruraleando y él ya había caminado tanto por este sendero.

Llegó a mi vida para compartir la misma ilusión por cambiar la salud pública de este país.

Twits entre nuestras cuentas y comentarios en nuestros blogs. Así compartíamos lo que pensábamos con respecto a diversos temas.

Siempre quise conocerlo. Tenía la ilusión de sentarme junto a él un día y hablar por horas de lo apasionante que es la Salud Pública. Con suerte podría darle un abrazo y agradecerle por su ayuda.

Sospeché que era alguien importante en el sistema de salud. Mi actual actividad laboral me permitiría confirmar mi hipótesis. Su nombre era Juan Martín Moreira, era el mismo que firmaba un poco de documentos importantes que yo tenía que leer para ponerme al día con mi  nuevo trabajo.

Mi jefe grande me dijo alguna vez lo siguiente:

Hay que tener la humildad de entender que cambiar el mundo no implica necesariamente que alcancemos a ver los resultados o disfrutar de ellos.
Recuerde q Moisés tuvo la misión d sacar al pueblo de Egipto, pero el no fue quien entró a la Tierra Prometida ni disfrutó de ella.
En pocas a unos nos toca trabajar para conseguir el objetivo y a otros disfrutarlo. Eso depende de la Voluntad de Dios, así que a disfrutar de este momento.

Hoy que los ojos verdes de Juan Martín se cerraron anhelo con todas las fuerzas de mi ser que no lo hayan hecho sin ver que su trabajo y su paso por esta vida no fueron en vano. Que aunque no pudo ver aquello que tanto añoró (un mejor sistema de salud, un trasplante de pulmón, ciclovías en el país…) no quiere decir que no haya dado los primeros pasos para lograrlo.

Hoy perdí a Juan Martín. Perdí a alguien a quien admiré inmensamente, a quien quise por sus sueños y por su lucha. Perdí a alguien a quien nunca pude siquiera estrecharle la mano, ni siquiera pude mirar sus ojos verdes.

Pero caminamos por el sendero del mismo sueño de los mismos ideales. Desde algún lugar verá todo aquello que sembró.

Hasta siempre mi querido Juan Martín.

 

20140714-232242-84162817.jpg

4 thoughts to “Hasta siempre Juan Martín”

  1. Es sólo hasta el día de hoy, que revisando los documentos, fotos y tuits de Juan Martín, encuentro este post tuyo sobre su partida y tu tristeza. Gracias por esas palabras sentidas, me llena de alegría saber y sentir que mi amado Gato tocó gratamente algunas vidas y es recordado con cariño por personas como tú. Un abrazo y sigue escribiendo y construyendo.
    Elisa.

    1. Elisa, cuánta alegría me has regalado con ese comentario.
      Tu amado Juan Martín alegró muchas vidas, incluyendo la mía.
      Te envío un abrazo muy fuerte. A lo mejor un día nos encontramos por ahí.

  2. Estimada Niches 13:
    Copio la invitación al homenaje a Juan Martín, que se realizará el día de mañana miércoles 14Ñ

    La Sociedad Ecuatoriana de Bioética y la Facultad de Medicina de la Universidad Central del Ecuador

    Se complacen en invitar a ustedes al acto de homenaje a la memoria del Dr.
    Juan Martín Moreira

    Médico, investigador, escritor, epidemiólogo y uno de los pioneros de la erradicación de la oncocercosis en el Ecuador.

    Lugar: Auditorio de Salud Pública
    Facultad de Medicina. Universidad Central del Ecuador

    Fecha: Miércoles 14 de enero del 2015

    Hora: 18h00

    Saludos,
    Sociedad Ecuatoriana de Bioética
    http://www.bioetica.org.ec
    http://www.facebook.com/SociedadEcuatorianaDeBioetica

    con aprecio,
    Elisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *